-Mariana Cedeño Encinas-

A finales del mes junio se aprobó en España la nueva Ley de Autónomos, que trae consigo una serie de beneficios para todos los que trabajan por cuenta propia y que se espera que entre en vigor para finales del verano.

Estos solo son algunos de cambios que ha venido pidiendo el sector desde hace un tiempo; para muchos este será el comienzo de una nueva etapa. Los principales puntos de mejora están orientados al aspecto económico de los autónomos, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, destacó que este instrumento jurídico garantizará “más derechos y más protección” al colectivo.

En su sitio web www.ata.es, la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) engloba a las reformas en cinco grandes grupos:

Medidas de fomento emprendimiento y reemprendimiento

Se amplía la tarifa plana de cotización a la Seguridad Social de 50 euros a un año, ahora se podrá reemprender con tarifa plana tras dos años de haber interrumpido la actividad si no te habías beneficiado antes de ella, tres si ya lo había hecho. Antes había que esperar cinco años.

Eliminación de trabas administrativas

Los autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización para adecuarla mejor a los ingresos.

Se permite que los autónomos se den de baja hasta tres veces al año y que sólo paguen por los días que han trabajado, en el mes de alta o de baja.

Se reducen, y no sólo para los autónomos, los recargos de la Seguridad Social a la mitad del 20% actual al 10% en el primer mes, en caso de pago de la cuota con retraso.

Se devolverá de oficio el exceso de cotización de las personas en pluriactividad sin que sea la persona la que deba solicitar su devolución.

Mejora de la protección social

Compatibilización pensión al 100% y trabajo por cuenta propia. Condicionado a tener un empleado al menos.

Tarifa plana para las mujeres que se reincorporen tras la maternidad y exención del 100% de la cuota de autónomos durante 12 meses por cuidado de menores o dependientes, para garantizar una mejor conciliación laboral y familiar.

Se mejoran sustancialmente las condiciones de las personas con discapacidad para emprender y también de los hijos con discapacidad de los autónomos, que podrán contratarlos.

Se reconoce el accidente in-itinere en los autónomos.

Los autónomos tendrán derecho a la formación adaptada a sus necesidades reales para mejorar su consolidación empresarial y su competitividad. Se mejoran los programas de formación e información de prevención de riesgos laborales para ellos mediante una mayor participación de las organizaciones de autónomos.

Fiscalidad y seguridad jurídica

Se establece un 30% de deducción en el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) en los gastos de suministros de agua, luz, electricidad y telefonía cuando el autónomo trabaja desde su casa y se establecen deducciones para la manutención que afecte a la actividad de hasta 26,67 euros diarios siempre y cuando puedan comprobarse fehacientemente por medios telemáticos (48,08 euros diarios si son fuera de las fronteras españolas).

Organizaciones de Autónomos

Las organizaciones de trabajadores autónomos con mayor implantación serán consideradas de “utilidad pública” y se fija un plazo de un año su entrada en el Consejo Económico Social (CES) así como para la constitución del Consejo del Trabajo Autónomo.

Tomas