Por Montoya, Cabrera y Asociados.

Sobre la base de la nueva ley de patentes que entró en vigor en España el 1 de abril de 2017, es un placer para nosotros exponer los principales desarrollos que creemos contienen la Ley, con respecto a lo que ya sabemos, en el campo de la implementación de tales desarrollos y por lo tanto, el asesoramiento y la planificación de las acciones que realizamos para nuestros clientes.Empezamos nuestra explicación sobre los Modelos de Utilidad:

Modelos de Utilidad:

En general, entendemos que la idea es conducirlos a la supresión o, al menos, a reducirlos a lo que en otros países se llama algo así como “petit patent”; es decir, de aplicación tan sólo a pequeñas invenciones muy concretas, a través de equiparar sus requisitos a los que se exigen para la Patente.

En primer lugar, al Modelo de Utilidad se le exigirá el mismo grado de novedad que a la Patente de Invención. En la práctica (para nuestro manejo), esto desplaza al Modelo de Utilidad de su actual posición de “Patente para España, protegida de posibles novedades en otros países” a la función que antes hemos descrito.

El plazo de Oposición pasa a cuatro meses a contar desde la fecha de la Publicación, lo que también desplaza al menos parcialmente el razonamiento de que los Modelos de Utilidad se tramitan más rápido. Al menos, sufren una ampliación de su lapso de tramitación, en relación con la posible utilidad que pudieran tener para determinar (más o menos) los problemas que pudiera tener la invención, de cara a la posible utilización del Derecho de Prioridad.

A cambio, el Modelo de Utilidad podrá proteger prácticamente cualquier objeto o procedimiento que también recoja la Patente, a excepción de los productos farmacéuticos, que solo serán protegibles por la figura de la Patente de Invención.

Patentes de Invención:

La novedad más resaltable según nuestra opinión y experiencia es que desaparece el hoy denominado “Procedimiento General de Concesión sin Examen Previo”.
A partir de ahora, el Examen previo será obligatorio.

Aparece la figura de Oposición a la Patente, al estilo de la Patente Europea.
Tras la publicación de la Concesión, se abre un plazo de seis meses para ello.

Se admitirán las “Patentes de Uso”. Es decir; que se contempla la posibilidad de Patentar un determinado objeto para un fin distinto del pensado en la concepción original de la Patente.

En otras palabras y a la inversa: se abre la posibilidad de pensar la redacción de las Patentes no sólo con el fin de proteger el objeto, sino también de sus posibles usos. Habrá que ver con nuestros Técnicos Especialistas y con la práctica, si ello es posible en un solo expediente o serán necesarios varios expedientes para proteger los distintos usos potenciales, según sea el caso.

Y finalmente, desaparece la figura de “Adición a la Patente”.