Simón José Antonio de la Santísima Trinidad de Bolívar y Palacios, nació en la ciudad de Caracas el 24 de julio de 1783, en el seno de la aristocracia caraqueña, hijo de Don Juan Vicente Bolívar y doña María Concepción Palacios Blanco.

SIMÓN BOLÍVAR Y EL CONGRESO ANFICTIÓNICO DE PANAMÁ

Esta fecha es buena para indagar dentro del contexto histórico de la Capitanía General de Venezuela, los intereses y mentalidades que sustentaban las clases y relaciones sociales, así como las de producción, que condicionaron y generaron las conductas privadas y públicas. Estos serían referentes tangibles e intangibles en el crecimiento emocional e intelectual del joven caraqueño.

A pesar de la distancia en el tiempo, ni los venezolanos ni los latinoamericanos, conocemos el auténtico perfil de su pensamiento intelectual ni las fuentes políticas, filosóficas ni militares, que permitirían interpretar de manera heurística, no solo su pensamiento sino la actuación de un hombre, cuya visión adelantada a los acontecimientos que le tocó vivir, le llevó a sostener posiciones encontradas con muchos de sus contemporáneos.

Posiciones que aún hoy se mantienen en quienes le atribuyen pensamientos y actuaciones, que requieren de mayor investigación y revisión, a la luz de las ciencias sociales que de manera interdisciplinaria, contribuirían no sólo al reconocimiento de su pensamiento libertario, sino a la vigencia de su visión sobre la identidad Latinoamericana. Vigencia que no ha de estar circunscrita a hechos puntuales, ni al discurso militarista, sino al verdadero Simón Bolívar, sujeto a los imperativos que le tocó vivir, cuya visión política y humanista fue adelantada para su época, pero que han de ser leídas en el seno de las contradicciones de los conflictos sociales que caracterizaron el siglo XIX. Visión que todavía aguarda ser interpretada.

A cuatro años de su muerte, adelantó una de las propuestas de mayor visión histórica y de mayor aliento, la del Congreso Anfictiónico de Panamá, cuyos documentos siguen siendo la vía más idónea para conocer a fondo la identidad del pasado histórico latinoamericano y el marco histórico de su conformación. Promueve a la Gran Colombia como la gran anfitriona, de la cual formaba parte Panamá, con la intención de propiciar una: “… asamblea(…) que sirva de consejo en los grandes conflictos, de punto de contacto en los peligros comunes, de fiel intérprete de sus tratados públicos y de juez, árbitro y conciliador en sus disputas y diferencias.”

Tema que abre un espacio histórico que deberíamos investigar y estudiar a profundidad, convocando por igual, venezolanos y panameños, a buscar en las fuentes primarias de nuestro pasado, los valores y principios de nuestra común identidad.

Por:
Jorge Alvarez Venegas y Marisela Gonzalo Febres

mgonzalo39@gmail.com

REYNALDO DIAZ

VBC Internacional /Tesorero VBC Panama/Presidente

Leave a Comment