Thomas Gerlach

www.dobble.es

 

La marca es de las herramientas de negocio más importantes, y a veces la más ignorada, por el pequeño empresario o emprendedor.

La marca se define por la percepción general que tiene un cliente de su negocio. Es importante destacar que la marca es mucho más que solo un buen logotipo o un anuncio creativo. Los activos menos tangibles, como la reputación, la cultura corporativa, la forma en que el equipo ejecutivo y los empleados se comportan son parte del ADN de una marca.

Una marca exitosa debe ser consistente en comunicación y experiencia con el consumidor en todos las expresiones y los puntos de contacto:·

  • Identidad verbal y visual·
  • Mensajes, tono de voz, personalidad
  • Impresión, señalización, embalaje
  • Entorno digital: redes sociales, sitio web y publicidad on-line
  • Entorno físico: escaparate, local, tienda u oficina
  • Ventas y servicio al cliente

Construir una marca potente no sucede de la noche a la mañana. Es un proceso y un compromiso a corto, mediano y largo plazo. Sin embargo, el esfuerzo continuo dará como resultado el establecimiento de relaciones de lealtad con clientes y consumidores. Esto puede significar un aumento en las ventas, más proyectos, referencias de boca en boca, e inclusive, blindaje contra contratiempos y fallos puntuales en el servicio o entrega. Con esto en mente, ¿cuáles son las claves para construir una marca exitosa? Simplifico el proceso para a ayudarte a identificar las áreas que pudieran necesitar más atención:

1: Identifica tu target.

Tu marca no puede ser todo para todos. Es determinante conocer bien tu audiencia objetivo y adaptar tu misión y mensaje a sus necesidades específicas. Conoce sus comportamientos y estilo de vida y luego puedes crear una identidad de marca con las que se puedan identificar y relacionar.

Explicaré con algunos ejemplos que nos serán familiares entre la comunidad venezolana y expatriada en España:

  • expatriados que tienen un apego afectivo con las costumbres de su país de origen
  • emprendedores e individuos que necesitan de tus servicios profesionales
  • madres solteras o parejas que trabajan desde casa
  • estudiantes universitarios que provienen del extranjero

2.Describe las principales cualidades y beneficios que ofrece tu marca.

Siempre habrá marcas entre tu competencia con mayores presupuestos, más recursos y más recorrido. Pero tus productos, servicios y los beneficios que ofrecen deberán tener cualidades diferenciales que las haga atractivas.

Destaca entre la multitud. ¿Quién es tu competencia en términos de posicionamiento y cómo se expresan? Busca similitudes en el núcleo de su oferta y los atributos expresados e identifica dónde puedes innovar y diferenciarte. Descubre qué ofreces que nadie más está ofreciendo. Concéntrate en las cualidades y los beneficios que hacen que tu marca sea única. Podría ser un servicio más auténtico y transparente o que tus productos ayudan al consumidor a ahorrar dinero con una opción más asequible o inteligente.

Suponiendo que sepas exactamente quién es tu público objetivo, dales una razón para elegir tu marca sobre otra.

3. Crea el lema correcto.

Piensa cómo deseas que la marca sea percibida. ¿Cuál es la reacción emocional que deseas que tu audiencia tenga cuando conocen por primera vez tu marca y qué quieres que recuerden? Identifica los atributos que la describen, que la distinguen de los demás. Deben ser creíbles, relevantes, diferenciales y sostenibles. Con ellos en mente, pon a prueba el ejercicio anterior desarrollando un lema diferencial que “engancha”. Siempre tendrás una guía para mantener tus mensajes alineados y enfocados.

4.Desarrolla la cultura de tu compañía y pon a las personas primero

Cada vez más los consumidores prefieren tratar con empresas orientadas a las personas y que se preocupan sinceramente por ellos. También hay los que se inclinan por las marcas que tienen un claro compromiso con temas solidarios tales como el medio ambiente, la igualdad de oportunidades, etc. Aunque tu compañía no tenga el peso específico para abordar con total sinceridad y compromiso una causa, intenta que sus acciones reflejen valores sinceros y que la actitud de los empleados sea coherente con los valores establecidos. Haz todas las contrataciones con esta cultura en mente. No incorpores personas que puedan afectar negativamente las relaciones con los clientes que has cultivado. Solo se necesita la mala experiencia de un cliente para sabotear tu inversión y esfuerzo.

5.Se consistente y paciente.

Desde la idea central de tu marca hasta la última expresión en los puntos de contacto deberán estar alineados y coordinados. Cada nueva iniciativa de comunicación deberá ser meditado. No te apresures en realizar actividades de divulgación, relaciones públicas, publicidad o materiales de comercialización sin haber partido de una base sólida estratégica de identidad y de comunicación.

El copy, el diseño y el idioma que usa tu equipo deben estar basados ​​en la marca. Usa para tus comunicaciones una línea de diseño coherente, preferentemente, desarrollado por un único diseñador y redactor. Busca a personas que sepan capturar y sintetizar la esencia de tu marca para expresarla de forma creativa y efectiva.

6. Obten ayuda.

Crear y mantener una marca no es fácil. De ahí que muchas pequeñas empresas tienen marcas deficientes. No es solamente un tema de invertir dinero en ellas, sino de buscar esa consistencia que antes mencionábamos. Contrata la ayuda de un profesional del branding para guiarte a través del proceso y para que obtengas una perspectiva holística de tu marca.  No es suficiente trabajar con un diseñador gráfico o un experto en Webs y redes sociales. Hace falta sentar las bases de posicionamiento, estrategia e identidad de tu marca de tal forma que comience su andadura por el mundo con un ADN perfectamente adaptado al entorno y a las necesidades futuras.

Te podemos ayudar en este proceso. Contacta con Thomas Gerlach en Dobble – Consultores en Marca y Diseño. www.dobble.es y te haremos un análisis gratuito de la situación y necesidades de tu marca. Con el informe en mano podrás tomar decisiones objetivas y calculadas sobre qué hacer para potenciar tu marca y mejorar su efectividad hasta lograr un alto grado de lealtad de tus consumidores para con ella.

Algunos ejemplos:

BEHOME MADRID

 

BeHome Madrid es una joven empresa que ofrece a sus clientes un servicio de mantenimiento y gestión integral de segundas residencias en Madrid y alquiler

es temporales a visitantes a la ciudad.

Es un buen ejemplo de una marca en la que se han cuidado todos los aspectos de la nueva identidad. En primer lugar, el nombre sugiere el servicio que se ofrece y todos los puntos de contacto con el cliente, incluyendo la atención personalizada del personal, la página web, las redes sociales, etc., suman para crear una experiencia diferencial y competitiva.

 

Moonz

Moonz es un grupo de clínicas especializadas en ortodoncia que con un cambio de estrategia comercial decide también cambiar de marca. Esta decisión implicaba crear un nuevo nombre y una nueva narrativa atractiva para un público joven, con personajes, historias, juegos y entornos que hicieran que los pequeños pudieran vivir en las clínicas una experiencia agradable y divertida.

 

Daniela De Blois