Ha llegado el verano y con él -para muchos- las anheladas vacaciones, sin embargo, en los últimos años con la llegada de la temporada estival, han aumentado considerablemente la cantidad de eventos creados para hacer networking. Pero ¿es el verano la mejor época para establecer relaciones?

Para responder nuestra duda hablamos con Nohelis Ruiz, autora del libro “Triunfa haciendo Networking”, especialista en aspectos como la comunicación, relaciones públicas y en el diseñar o potenciar la marca personal.

Para empezar, Ruiz define el networking como el medio o acción de crear relaciones personales y profesionales que nos permitan acceder a oportunidades insospechadas. Además, nos explica que consiste en trabajar nuestra red de contactos, tomando en cuenta que la palabra “trabajar” tiene una connotación de “acción”, es decir, que nunca para.

Partiendo de esta definición, se puede inferir que hay que estar preparado para aprovechar cualquier oportunidad que se presente.

¿Es el verano una buena época para hacer networking?

-Cuando estamos de vacaciones tenemos la oportunidad de acceder a personas con grandes probabilidades de que se conviertan en socios estratégicos, proveedores, clientes o lo que es mejor, en prescriptores de nuestro producto o servicio. Gracias a que al estar de vacaciones podremos tener una actitud más abierta.

Por ello, Ruiz nos recomienda comenzar por nuestro entorno habitual, nutrir y fortalecer esas relaciones, observando más y estando dispuesto a escucharlos, además de aprovechar cada encuentro que surja fuera de nuestra red más cercana (amigos, familiares, conocidos).

Oportunidades para el networking en verano

Para la especialista, el networking es una actividad que se realiza día a día, es un estilo de vida y cuando se acerca el verano aumenta la cantidad de eventos diseñados con este fin, pero sobre todo aumentan los eventos sociales y culturales que son una excelente opción para compartir en ambientes distendidos.

El valor de este reside en los contactos de nuestros contactos y por ello antes de salir en busca de nuevos amigos o clientes, será necesario nutrir y alimentar nuestra red actual. De lo que se trata es de explotar ese tesoro, sacarle el jugo a las relaciones que ya tenemos.

¿Cómo podemos saber a qué tipo de eventos debemos acudir para conseguir mejores relaciones?

-No cabe duda que las ocasiones de hacer networking son múltiples y en todos los dominios que nos podamos imaginar, la clave es estar atentos a las actividades que se pasan en nuestro entorno habitual. En fin, es hacer networking por afinidad (affinity networking) y no por necesidad, enfocados en nuestros intereses reales y personales.

La especialista explica que este término está siendo tendencia y no es más que aprovechar cada una de las actividades que hagamos y sobre todo aquellas que nos apasionan. Las vacaciones son una excelente oportunidad, por ejemplo: Haciendo deporte “Sweat Working”, que ya no pertenece solo a las élites y altos ejecutivos, no es más que hacer deporte y aprovechar las actividades que nos gustan para compartir y crear relaciones de confianza; asistiendo a actividades sociales de la comunidad o la ciudad que visitamos o participando en algún evento como voluntarios.

¿Se suele conseguir mejores conexiones en el verano, por ser una época más relajada e informal?

-Es posible, en el fondo lo que realmente pasa, es que abundan encuentros sociales en nuestro entorno y esto nos permite estrechar los lazos existentes. Por otra parte, el ambiente distendido y poco formal, aunque sea a nivel profesional, nos permite establecer conexiones reales gracias a los eventos organizados por las empresas para sus ejecutivos y a empresas que se dedican a ofrecer encuentros para aumentar la red de contactos y hacer nuevas relaciones.

El networking, por ser una tendencia global, se ha convertido en una prioridad para las empresas y profesionales autónomos, frente a la imposibilidad de darse a conocer en un mundo tan dinámico. Vivimos en un momento dónde tenemos que ser y mantenernos relevantes y esta es una opción de bajo coste y alto impacto.

En un mundo en constante movimiento, nos limitamos a pedir, a demandar, a exigir, y muy pocos, a proponer u ofrecer, intentando protegernos detrás de grandes muros, que ha arrojado como resultado el aislamiento. El networking toma especial interés en un entorno global con desafíos a los que nos enfrentamos las personas, en una actualidad que cambia con una rapidez insondable, dónde lo novedoso y trascendente queda de lado en cuestión de dos o tres años.

¿Qué recomendaciones nos darías para hacer y conseguir el éxito en networking de verano?

-En primer lugar, aclaro que para mí, networking es todo aquel espacio dónde interactuamos con personas. Dicho esto, lo ideal es encontrar espacios en los que podamos relacionarnos cómodamente evitando las multitudes para conectar con mayor facilidad.

En los terminales aéreos y estaciones de trenes siempre surgen oportunidades para compartir e intercambiar gracias una buena conversación. Aunque nos encontremos en situaciones que no sean nuestro entorno profesional, nunca sabemos quiénes son las personas que nos rodean.

Las vacaciones son excelentes para ello y para encuentros con familiares y amigos que vemos por temporadas.

Las tres comidas siempre acompañado, en familia, amigos y proponer salidas, cenas quedadas en las que se puedan invitar a personas nuevas.

Asistir a eventos sociales y culturales acorde con nuestros gustos y preferencias para conectar por afinidad.

Si nos quedamos en la ciudad, es una excelente oportunidad para proponer encuentros en lugares diferentes a los que solemos asistir. Nos podemos permitir organizar cenas o un brunch al que podamos invitar a aquellas personas con quienes nos interese crear nexos profundos. O encuentros a algún concierto, galería e incluso ir a conocer alguna terraza chula donde puedan tomar algo refrescante y compartir en espacios diferentes.

Utilizar con más frecuencia las redes sociales, por una parte porque puedes conectar a través de ellas para ubicar a personas de tu red profesional en los lugares que visites. Por otra parte, porque las puedes aprovechar para generar esa sensación de presencia con tus publicaciones personales y para mantener la interacción con tu sector y tu entorno profesional. Con pequeñas acciones simpáticas en las que etiquetes a algún contacto porque sabes que le gusta el surf y tu estas en una de esas playas que te recuerdan sus intereses.

Estar siempre dispuestos a escuchar y preguntar, ya llegará el momento de lanzar nuestro discurso (bien pulido) y entregar nuestra tarjeta de visita (que hemos traído con nosotros de vacaciones)

Recordar que se trata de crear relaciones en función de los valores que nos unen y no de las diferencias que nos separan.

En conclusión, el verano por su matiz más informal es propicio para asistir a eventos para crear nuevas relaciones, sin dejar de lado la importancia de nutrir las existentes que serán el punto de partida para el éxito de nuestra red.

Por: Mariana Cedeño

Daniela De Blois