Tomás Ramírez González

El ejecutivo empresarial reconvertido en transhumanista, Andrés Grases Briceño, ha hecho predicciones asombrosas en la Casa Club de Madrid, durante un evento de networking impulsado por el VBC.

Nuestros hijos y nietos serán testigos de la muerte de la muerte”. Esas fueron las declaraciones de José Luis Cordeiro, ingeniero venezolano cuyas increíbles palabras fueron replicadas en vídeo, durante la ponencia que Andrés Grases Briceño ofreció en la Casa Club de Madrid, en una iniciativa del Venezuelan Business Club.

Además de hacer predicciones asombrosas como que las enfermedades van a desaparecer, que los robots y la inteligencia artificial sustituirán al ser humano en casi todas las labores y que habrá una renta universal para todos los ciudadanos; el autodenominado “ejecutivo reconvertido en transhumanista →por pasión y convicción”, hizo una compilación de noticias de tecnología de la salud.

Tras hacer un resumen de los avances en inteligencia artificial, en el que se incluyó las batallas entre el ordenador Deep Blue y Gary Kasparov y la reciente victoria de AlphaGo frente al surcoreano Lee Sedol; Grases compartió su visión de lo que podría ocurrir en el mundo en los próximos 20 años. “Cuando trabajé en PDVSA, en 1988, planificamos las futuras exploraciones y extracciones de petróleo. En ello descubrimos la faja petrolífera del Orinoco. Hoy estoy seguro que, con las innovaciones en energías alternativas, ese petróleo extrapesado se va a quedar ahí debajo de la tierra”, expresó.

El especialista hizo referencia a las inversiones que el sudafricano Elon Musk ha hecho recientemente en el campo de la energía solar. Con esta tecnología, Musk pretende dar soluciones prácticas a los seres humanos para que puedan tener energía limpia y barata en sus hogares, a través de las empresas Tesla, SolarCity y Gygafactory.

A esas inversiones, se suma el dinero que ha anunciado Mark Zuckerberg destinará a crear un mundo mejor. El empresario aspira a terminar con todas las enfermedades que existen hoy en día de aquí a finales del siglo; con una inversión inicial de 3.000 millones de dólares.

A esa iniciativa se suma la fundación que ha creado el doctor Joon Yun. La conocida como Palo Alto Longevity Prize, equivalente a un premio Nobel, otorga a su ganador un millón de dólares, en caso de lograr hackear el código de la vida y curar así el envejecimiento. Por ahora, treinta equipos de todo el mundo se han inscrito para competir, incluyendo grupos de investigación de la Universidad de Stanford y la Universidad Medical Center de Nebraska.

Grases no ahorró saliva en alabar a su amigo José Luis Cordeiro, ingeniero venezolano co-fundador de la Singularity University, quien también está trabajando en vencer a la muerte.  En el centro de estudios, se abarcan campos tan interesantes como la biotecnología, la neurociencia o la inteligencia artificial. Citando a Cordeiro, Grases califica los programas de estudio como “agentes de cambio”, defendiendo la premisa de que la ciencia transformará la vida del ser humano. “Los seres humanos podrán vivir de forma indefinida”, expresó Grases al explicar que se está combatiendo al envejecimiento.

La Singularity University, con sede en Silicon Valley, cuenta con la financiación de Google y la NASA, lo que aumenta su prestigio pese a sus arriesgadas propuestas que corren el riesgo de ser tachadas de ciencia ficción.

En el centro de estudios se mantiene la confianza en tan polémicas propuestas basándose en la idea de la “singularidad tecnológica”. Este concepto denota que el desarrollo científico y tecnológico no es lineal, sino exponencial. Cada nuevo invento amplía el rango de posibilidades, lo que da pie a nuevos descubrimientos que aumentan a una velocidad cada vez mayor. De modo que, en las próximas décadas, presenciaremos más avances tecnológicos que en los últimos dos milenios. De ahí que se augure que la vida eterna será posible de aquí a treinta años.

La jornada acabó con mucha expectativa y más preguntas que respuestas, en un nutrido acto que promete ser solo un abrebocas de próximos eventos que estará celebrando el Venezuelan Business Club, especialmente para sus miembros.

Daniela De Blois