La Vicepresidenta VBC España y Directora VBC Internacional comparte sus impresiones sobre el trabajo en el club y nos adelanta las buenas nuevas de la organización

 

-Tomás Ramirez

Muchos de los miembros del Venezuelan Business Club ven en Natacha Lander un ejemplo de cómo se debe trabajar por la organización. Los que la siguen de cerca saben lo mucho que se esfuerza por coordinar con éxito las actividades del club. El mismo director de orquesta Gustavo Dudamel quedaría reducido a un niño de brazos, delante del trabajo de dirección y organización que esta madre de dos niñas está desarrollando como parte de la directiva del VBC Internacional,  como Vicepresidenta de VBC España y, sobretodo, en su trabajo como coordinadora del departamento de Expansión del VBC España.

Lander ha hecho un alto en su agenda para compartir algunas de las impresiones que ha dejado su trabajo voluntario en el VBC, en TEDX Cibeles, y especialmente, el de madre.

Quizás al leer estas líneas, los miembros de la institución nos inspiremos un poco más a seguir trabajando por una de las pocos organismos que, más allá de establecer conexiones de negocios, pretende unir a los venezolanos que llegan a las ciudades donde el VBC tiene una sede.

 

  1. ¿Cuáles son las claves para organizar adecuadamente las actividades del VBC?

Manteniendo la esencia de lo que es el VBC, que no es solo un espacio de networking para conocerse, sino para tratar de apoyar todos esos negocios de emprendedores y empresarios venezolanos en las ciudades que se encuentran. Siento que es fundamental tratar de adaptarnos, conociendo las particularidades del sitio en el que estamos. Ver las oportunidades que nos presenta y tomar en cuenta al público local. No se trata de generar un ghetto donde solo estemos profesionales y empresarios venezolanos, sino conocer todos estos emprendedores locales provenientes de la ciudad o que se desenvuelvan en la ciudad donde esté nuestra sede, ver toda su potencialidad, oportunidades de negocios con ellos, ofreciendo una oportunidad real de integración para nuestros miembros.

Además de esto, la planificación al tratar de ofrecer los mejores servicios para nuestros miembros. Hay mucho trabajo en equipo. La clave es buscar lo mejor de los talentos de cada uno de los miembros, tratar de innovar porque hacer las mismas cosas siempre no es atractivo.

  1. ¿Cómo compaginas tus actividades familiares y profesionales con las del club?

Compaginar actividades es complicado porque, en mi caso, no solo por VBC Madrid, sino que formo parte de los equipos de Expansión en España y de VBC Internacional. Esta actividad me ocupa mucho tiempo, que trato de compaginar con mi vida familiar. Tengo dos niñas de seis años, camino a siete. Además tengo otros proyectos. Participo en otra organización sin fines de lucro, TEDX Cibeles, que también lleva bastante trabajo pero también son eventos de contenido, por lo cual hay muchas sinergias con el VBC. Creo que la clave es la organización donde levantas parcelas de tu tiempo, en los que el protagonista debe ser siempre tu familia y tu espacio personal. Creo que el que quiere puede, y haciendo un poco de magia se consigue.

 

  1. ¿Cuáles son los planes de expansión que tiene la organización a nivel nacional a los que te refieres?

Estamos culminando el proceso de aterrizaje en Tenerife. El nueve de septiembre lanzamos VBC Canarias, a través del primer evento que celebraremos en Tenerife. La idea es seguir creciendo en España. Culminaríamos 2017 con tres capítulos regionales. Tenemos que seguir así en 2018, no solo creciendo en ciudades, sino ofreciendo e innovando al organizar más eventos exclusivos para miembros, refrescando la dinámica de La Limonada, incorporando ideas del VBC Barcelona, como las Limonadas temáticas por áreas de conocimiento que se han venido desarrollando en los últimos meses.

A nivel internacional estamos trabajando en la guía empresarial digital y en los cambios en el sistema para acercar mucho más a los miembros de toda nuestra estructura.

  1. ¿Qué podrías compartir sobre tu experiencia en el TEDX Cibeles?

Para mí es una fuente de inspiración porque es un evento distinto, donde se buscan ideas disruptivas de mentes brillantes que quieran cambiar el mundo. Desde arte, como una fotógrafa especializada en personas excluidas, como pueden ser los países en algunos países; un niño que quiere ser peacemaker, otro que está diseñando unas construcciones asombrosas en el espacio, otro que tiene un proyecto llamado El Jardín de Nemo. Son cosas que te mueven porque ves que se puede hacer mucho a través de distintas disciplinas. No deja de ser muy enriquecedor. He aprendido mucho. Es un equipo muy grande. Con una cantidad de voluntarios increíble. Hay muchos jóvenes de los que te nutres y de los que aprendes muchísimo.

También compartiría mi experiencia en TEDxKids@Cibeles, cuya próxima edición se hará en noviembre. Ver las ganas, la energía y las ideas que tienen los niños para organizar el evento, porque los protagionistas son los niños. No solamente se encargan de dar las charlas, o de hacer el entretenimiento, sino que se encargar también de la organización. Tanto el VBC como TEDX se benefician, una de la otra, porque hay mucha gente, muchas ideas que aplicamos en ambas organizaciones y muchos voluntarios del TEDX, forman parte del VBC.

 

  1. ¿Cómo piensas integrar a los muchos venezolanos que están llegando a España en los últimos meses?

Es cierto que está llegando mucha gente pero nosotros intentamos ofrecer el lugar de encuentro por excelencia de los empresarios y profesionales venezolanos. Un lugar donde puedan venir, puedan integrarse, puedan conocerse, puedan hacer negocios. Lo hacemos a través de los eventos, del newsletter, de nuestras redes sociales, y de las nuevas incorporaciones que le estamos haciendo a nuestra web. La idea es darles oportunidad de interactuar para que se integren, se conozcan y puedan hacer negocios. Creo que lo mejor es darle la oportunidad de conocer a mucha gente local, como lo dice la experiencia que tenemos en España, ha sido sumamente positivo.

Daniela De Blois